Psicología en el fútbol

14 Junio 2017, 12:55 pm
Publicado en Blog

Si buscamos un beneficio dentro de la palabra fútbol, muchas personas no verán más allá del negocio económico que últimamente envuelve a todo el mundo del fútbol, dejando en un plano más profundo los beneficios físicos, mentales y educativos que tiene este deporte.

Además de los beneficios anteriormente nombrados, nos brinda otras variables dignas de estudio como son el comportamiento de las masas (cada vez mas devaluado), las relaciones sociales, el uso del fútbol para cubrir nuestro tiempo libre (tanto la práctica como su visualización), o como fuente generadora de empleo en todos sus escalones (desde los jugadores y staffs profesionales, hasta lo monitores y formadores en etapas tempranas).

Pero en lo que nos vamos a centrar hoy, va a ser en los aspectos psicológicos que se relacionan con este deporte.

La psicología del deporte, se inicia en Rusia a principios del siglo XX, de la mano de Peter Lesgaften; aunque hasta después de la revolución rusa, no se van a crear centros especializados en el estudio de la psicología, siendo uno de los pioneros en estos centros Peter Roudick.

A la hora de relacionar la psicología con el fútbol, se puede enfocar desde diferentes puntos de vista: los beneficios psicológicos que tiene, las dimensiones psicosociales, o los beneficios que cada jugador/a-practicante quiere obtener del mismo.

En cuanto a los beneficios psicológicos, podemos encontrar el punto del alivio de tensiones, debido a la liberación de la energía de nuestros músculos, disminuyendo de este modo la tensión generada. También la liberación de endorfinas, generada por el deporte, y responsable de que nos sintamos liberados, relajados y satisfechos. Esta liberación hormonal, hace que sea posible la mejora de cuadros depresivos y la generación de mejores estados de ánimos, sumándolo al componente social de la práctica de un deporte en equipo.

Al igual que la liberación de endorfinas, la liberación de testosterona es muy importante para la práctica deportiva, ya que está directamente relacionada con la motivación (de la que se hablará más adelante). El modelo bio-social de Mazur relacionó victoria y derrota en contextos competitivos con la testosterona circulante.

Retomando el hilo de la práctica de un deporte grupal, las dimensiones psicosociales de este deporte se pueden ver en la capacidad de liderazgo (más a mayor escala, o en equipos de fútbol formados), el autoestima del practicante, la cohesión del grupo de jugadores, el juego limpio (no solo con el equipo rival, sino también no auto engañándonos con el uso de sustancias prohibidas)…

Ahora, observando o conociendo los objetivos o beneficios que busca cada jugador o practicante de este deporte, tenemos un amplio abanico de posibilidades. Estos objetivos pueden ser de carácter personal o individual.

Este establecimiento de metas u objetivos, se ha considerado que se mejoran aspectos psicológicos tales como la motivación, la perseverancia y la confianza de los futbolistas, siempre y cuando estos sean realistas, porque hacen que cada uno de lo mejor de sí mismo cada vez que realiza la práctica deportiva del fútbol. Estos datos se relacionan directamente con los estudios de Anderson, Crowell, Doman y Howard (1988); Swain y Jones (1995) y Ward y Carnes (2002), que demostraron el efecto positivo que pueden tener el establecimiento de metas en el rendimiento de diversos deportes de equipo.

Esta motivación extra individual de cada deportista, siempre se va a ver reflejada en la motivación global del equipo, el ambiente dentro del mismo, y que cada miembro del equipo sea más persistente en lo que hace.

Ante todo lo expuesto anteriormente, podemos concluir en que la práctica del fútbol influye de manera directa y beneficiosa en la psicología de sus practicantes, ya sea en el fútbol de élite, como en el fútbol en edades tempranas, o igualmente en el fútbol como deporte que ocupa los ratos de ocio y desconexión de los participantes.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

-Anderson, D., Crowell, C., Doman, M. y Howard, G. (1988). Performance positing goal-setting and activity-contingent praise as applied to a university hockey team. Journal of Applied Sport Psychology, 73, 87-95.

-CAGIJAL, J.M, El deporte en la sociedad actual, Madrid, Prensa Española y Magisterio Español, Colección RTVE.

-Mazur, A. (1985). A biosocial model of status in face to face primate groups. Social Forces, 64, 377-402.

-ROFFÉ, M., “Psicología aplicada al fútbol”, Revista Digital efdeportes [En línea] Disponible en internet: http://www.efdeportes.com.

-Swain, A. y Jones, G. (1995). Effects of goal setting interventions on selected basketball skills: A single subject design. Research Quarterly for Exercise and Sport, 66, 51-63.

-Ward, P. y Carnes, M. (2002). Effects of posting self-set goals on collegiate football players’ skill execution during practice and games. Journal of Applied Behavior Analysis, 35, 1-12.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Las tomas de decisiones en el fútbol base

14 Junio 2017, 12:51 pm
Publicado en Blog

El fútbol es un deporte de colaboración- oposición donde interactúan una amplia gama de factores de rendimiento (técnico, táctico, físico y psicológico) que cada jugador pone en servicio del equipo para intentar conseguir un objetivo común. Además se considera un deporte de respuestas abiertas; esto quiere decir que los estímulos de cada partido son cambiantes entre unos y otros, presentándose situaciones muy diferentes en cuanto a las zonas donde se recibe el balón, la posición de los compañeros y adversarios, las dimensiones de cada terreno de juego, el clima, tipo de balón, …etc. Por ello, es necesario, para el optimizar el rendimiento de cada jugador, saber adaptar sus condiciones técnicas al entorno y al contexto de cada jugada eligiendo la mejor decisión entre todas las opciones posibles.

Esta necesidad de elegir descarta la posibilidad de realizar acciones estándares por parte del jugador y provoca que, además de crear una base técnico-táctica, el entrenador debe hacer conocer el juego a sus jóvenes jugadores, familiarizándoles con contextos similares a las situaciones de juego de competición. Debe fomentar la creatividad, entendiendo ésta como la capacidad de resolver los problemas que se presentan en el terreno de juego con la mayor eficacia posible y obteniendo la mayor ventaja entre las posibilidades existentes.

Fases y aspectos a tener en cuenta en las tomas de decisión

Se pueden diferenciar tres fases en el proceso de toma de decisiones:

1. Percepción: El jugador observa la situación en la que se encuentra, el lugar que ocupan sus compañeros, rivales y el balón y el espacio de juego disponible para ejecutar su acción así como analiza y considera las alternativas que se le han planteado, recurriendo a su experiencia previa de entrenamiento para valorar el riesgo y posibilidad de éxito de cada opción.

2. Decisión: El jugador decide cuál de las alternativas es la más adecuada en ese momento y para esa situación concreta.

3. Ejecución: Momento en el que tras haber observado, analizado y decidido entre las diferentes posibilidades, el jugador lleva a cabo la acción. En esta última fase entran en juego las capacidades técnico-tácticas del jugador.

 

Según Concepción J,(2010) existen 6 factores a tener en cuenta en las tomas de decisiones en los deportes colectivos:

1. Capacidad de percepción del deportista, relacionado con el comportamiento visual, la atención de los elementos que se presentan, la memoria de situaciones similares previas y la anticipación sobre lo que podrá suceder.

2. El número de opciones posibles de elección.

3. El nivel de riesgo al tomar la decisión.

4. El nivel de conocimiento del juego de los deportistas.

5. El perfil decisional de cada jugador.

6. El tiempo disponible para ejecutar la acción.

 

Desde mi punto de vista, es importante el diseño y propuesta de situaciones de entrenamiento que pongan a prueba a los pequeños futbolistas a poder experimentar sus propias decisiones permitiéndoles descubrir de forma guiada cuales son las más eficientes en cada situación, lo que les dará una experiencia práctica del contexto (tanto en los aciertos como en los errores) que junto con el feedback del entrenador les hará crecer y evolucionar progresivamente en el conocimiento y actuación individual en el juego.

“Siempre hemos de tener cuidado para no cerrar soluciones. Cerrar soluciones no es ayudar a crecer al jugador de fútbol sino crear militares que cumplen funciones. De lo que se trata es crear situaciones en el entrenamiento para que a través de ellas, los jugadores aprendan” (Juan Manuel Lillo).

Entrenamiento

En los últimos años, la enseñanza deportiva de los deportes colectivos está progresando desde una metodología analítica hacia una metodología global. La metodología analítica está centrada en una acción de juego (ya sea exclusivamente técnica, táctica o física) teniendo en cuenta sólo algún elemento que influye en competición. Se automatiza un gesto que en la mayoría de casos está lejano a las situaciones reales de juego y que presenta un nivel bajo de percepción y nulo de decisión. En la metodología global se entrenan simultáneamente aspectos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos presentando una situación de juego con todos sus elementos, orientada a crear jugadores que comprendan el porqué de sus acciones y en qué momento escoger cada una. También trabaja la inteligencia e imaginación dentro de las pautas y objetivos buscados en cada tarea; en definitiva, es una metodología que busca que el jugador llegue a sacar conclusiones por sí mismo siendo el entrenador la figura que le ayuda, le provoca a descubrirlas y le guía para mejorar.

Para lograr los objetivos, es importante que el entrenador programe y diseñe tareas de entrenamiento específicas con los conceptos que quiere transmitir en cada mesociclo y que tengan coherencia con la forma que quiere que juegue el equipo durante la competición.

Entrenar de forma analítica o mediante repeticiones en el fútbol formativo es forzar al jugador a tomar una decisión impuesta con antelación y conlleva restarle autonomía a su proceso de entrenamiento, mientras que trabajar con tareas mixtas o globales en las que se manejen en cada momento las normas, espacios, número de jugadores que intervienen, zonas objetivo, número de contactos etc les permite a los jóvenes jugadores tener una mayor experiencia significativa aumentando su capacidad de percepción y su expresión creativa en el juego.

Por tanto, considero que el objetivo de los entrenadores del fútbol base actual no debe centrarse en ganar todos los partidos de competición posibles sino en formar jugadores que aprendan a pensar y que experimenten situaciones que les hagan mejorar su capacidad de toma de decisiones. Es decir, utilizar la competición como medio para crecer y no como fin en sí mismo puesto que en estas edades en muchas circunstancias es necesario el error para generar aprendizaje.

Según Sampedro (1999)“la inteligencia deportiva lleva implícita una correcta resolución de las situaciones motrices en cuanto a trayectoria, espacios, velocidades, y, sobre todo, a las prestaciones del propio juego, utilizando las herramientas apropiadas para ello” con lo que crear jugadores inteligentes que estén continuamente observando, analizando y solucionando las diversas situaciones que les plantea el juego es vital para el desarrollo formativo del jugador y su proceso de conocimiento del juego.

“A mí me han educado desde los trece o catorce años para que conozca el fútbol. Antes jugaba porque jugaba, y creía que las cosas sucedían porque sí. Pero me han hecho entender que suceden porque hay una lógica. Me educaron para descifrar el juego. En cambio, a la mayoría de jugadores nadie les ha dicho nada. A muchos entrenadores no les interesa nada lo que estamos hablando. Desde jóvenes, a los jugadores les dicen que hay que luchar, que hay que ganar y esas cosas, y llegan a primera división sin saber nada del juego. Esto es lo que pasa, y por eso es tan difícil que la gente hable realmente de fútbol” (Pep Guardiola).

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

- Fraile, A. (2006). Desarrollo y evolución de la toma de decisiones en el futbolista. Training fútbol, 26-33.

- González Víllora, S., García López, L. M., Pastor Vicedo, J. C., & Contreras Jordán, O. R. (2011). Conocimiento táctico y toma de decisiones en jóvenes jugadores de fútbol (10 años). Revista de Psicología del Deporte, 20(1), 79-97.

- Jiménez Sánchez, A.C. (2010). La táctica individual o el problema sobre qué y cómo deciden los deportistas en deportes colectivos. En López Ros, V. y J. Sargatal (eds.) La táctica deportiva y la toma de decisiones. Girona: UdG/CEEF.

- Lago, C. (2007). Planificación de los contenidos técnico-tácticos individuales y grupales del fútbol en benjamín, alevín, infantil y cadete. Documento resentado en el Máster Universitario: Detección y formación del talento en jóvenes futbolistas. RFEF y UCLM. Madrid.

- Lago, C. (2010). La toma de decisión desde la perspectiva de los sistemas complejos. La influencia de las variables contextuales de la competición en el comportamiento de los jugadores en los deportes de equipo. En López Ros, V. y J. Sargatal (eds.), La táctica deportiva y la toma de decisiones. Girona: UdG/CEEF. Universidad de Vigo

- Sampedro, J. (1999) Fundamentos de Táctica Deportiva. Análisis de la estrategia de los deportes. Madrid, Gymnos.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Preparación Física en el Fútbol

14 Junio 2017, 12:44 pm
Publicado en Blog

El fútbol es un deporte colectivo el cual exige una gran preparación física a nivel individual y al servicio del equipo, por lo tanto como en todo deporte colectivo la primera cuestión que debemos plantearnos como preparadores físicos es, ¿debemos trabajar la capacidad física de los jugadores de manera individual o grupal? Teniendo en cuenta la anterior pregunta es fácil conocer y desarrollar un trabajo por puestos o capacidad del individuo para mejorar sus prestaciones al equipo durante la competición pero ¿cuáles son los aspectos fundamentales a desarrollar en un futbolista? Son muchos los autores que hablan en términos complejos como pueden ser la capacidad aeróbica láctica, velocidad cíclica-acíclica para el entrenamiento de diferentes situaciones, trabajo de fuerza explosiva con intensidades muy altas y recuperaciones ajustadas etc…

Según el francés Gilles Cometti el objetivo del trabajo físico es mejorar la eficacia del entrenamiento y no fatigar a los jugadores, llevando a cabo un esfuerzo físico sobre un organismo con capacidad de mejora y que fatigado carece de interés alguno, siendo fundamental velar por la recuperación tras los esfuerzos. Por lo tanto y antes de introducirnos en el trabajo con terminología más específica lo primero que debemos comprender es que uno de los factores fundamentales para el entrenamiento es la recuperación de los deportistas, lo que directamente repercutirá sobre las cargas de entrenamiento.

En relación a lo anteriormente mencionado casi la totalidad de los autores coinciden en que es imprescindible conocer los aspectos básicos de la fisiología aplicada al deporte para conocer de manera precisa como responderá el organismo antes los diferentes estímulos planteados. El autor Jens Bangsbo en su publicación sobre “El entrenamiento de la condición física en el fútbol” nos habla en su primer apartado sobre la fisiología básica del fútbol, haciendo referencia a la producción de energía, funciones musculares, tipos de contracción muscular, la importancia del oxígeno, etc…para posteriormente relacionarlo con las exigencias físicas del fútbol, pero ¿cuáles son las exigencias físicas del fútbol? Aquí es donde debemos realizarnos unas cuantas de las preguntas que serán fundamentales para la realización de una planificación, ¿cuál es el nivel inicial en relación a las capacidades físicas de los jugadores? ¿qué nivel de exigencia tiene la competición? ¿cuáles son los objetivos propuestos durante la temporada? Todas las preguntas pueden tener multitud de respuestas ya que son muchos los autores que tratan la preparación física y dividen las exigencias en componentes técnicos, tácticos, sociales/psicológicos, físicos, ambientales, estacionales, etc…sin embargo debemos tener presente que nuestra exigencia vendrá determinada por el nivel de la competición y sobre todo por los objetivos propuestos, ya que para poder realizar una correcta planificación lo primero que debemos tener presente es el objetivo a conseguir.

Por lo tanto siempre que nos enfrentemos a la planificación de un periodo de entrenamiento determinado debemos tener presente siempre los objetivos a conseguir, el tiempo disponible, las cargas de trabajo, los tiempos de recuperación en función del trabajo realizado, etc…y sin olvidarnos y teniendo siempre presente la importancia del estado de nuestros jugadores.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

- Mombaerts, E., (2000), “Del análisis del juego a la formación del jugador”. Barcelona, España. Editorial INDE.

- Platonov, V.N., y Bulatova, M., (2001), “La preparación física”(Vol 3). Barcelona, España. Editorial Paidotribo.

- Cometti, G., (2002), “La preparación física en el Fútbol”. Barcelona, España. Editorial. Paidotribo.

- Bangsbo, J., (2002), “Entrenamiento de la condición física en el Fútbol”. Barcelona, España. Editorial Paidotribo.

- Dantas, E.H. (2012) “La práctica de la preparación física”. Editorial Paidotribo.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Fútbol formativo: ¿Qué beneficios se obtienen?

14 Junio 2017, 11:16 am
Publicado en Blog

A la hora de hablar de fútbol, a todo el mundo nos viene la imagen de dos equipos de once jugadores en un campo de césped, con un balón, intentando marcar más goles que el otro equipo para ganar el partido, pero… ¿esos son los principales objetivos a edades tempranas?

A menudo, en los campos de fútbol de los municipios españoles, y del resto del mundo, encontramos como dijo Carl Honore (2008) “…a niños practicando deporte como profesionales en miniatura…”

Transformar el deporte infantil (pre-benjamín, benjamín, alevín e infantil), en competición y victorias, sería ir por el camino erróneo, y se perderían los objetivos fundamentales que deberían tener los deportes, en el caso que nos atañe, el fútbol, a estas edades.

En estas etapas, donde los niños están en edades de absorber todo lo que les rodea, el fútbol formativo nos ofrece una serie de beneficios que pasaremos a enumerar a continuación, no sin antes mencionar, que el único responsable de esta formación no solo es el entrenador, sino que la participación de todos los compañeros del equipo es también importante, al igual que la labor tanto de padres (en casa y en el campo), como la de los propios árbitros, que ejerciendo la labor de "jueces", tienen que enseñar antes que sancionar.

Los beneficios que encontramos en el fútbol formativo se pueden clasificar en físicos, psíquicos y valores, pudiendo aunarse estos dos últimos, como vamos a hacer aquí:

- FÍSICOS: La mejora y ganancia en aspectos físicos a estas edades, en todos los casos se van a extrapolar a su vida cotidiana.

- COORDINACIÓN

- TÉCNICA DE CARRERA

- VELOCIDAD DE REACCIÓN/VELOCIDAD EN LA TOMA DE DECISIONES

- CRECIMIENTO SALUDABLE DE HUESOS Y MÚSCULOS

- VALORES: Los beneficios más importantes del fútbol y otros deportes de equipos a nivel formativo son estos. Los niños van a poder usarlos tanto en el terreno de juego como en la vida diaria, con las personas que les rodean.

- TRABAJO EN EQUIPO

- COOPERACIÓN

- SOLIDARIDAD

- HIGIENE

Como hemos mencionado anteriormente, esta labor no solo es parte del entrenador, pero es muy importante que el entrenador sea una persona que comulgue con estos valores y sea capaz de transmitírselo a estas pequeñas personitas que tiene a su cargo.

Con todo esto, hay que aprovechar, el fútbol en particular, y el deporte en general, para formar personas y no solo futbolistas/deportistas.

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo. Tiene el poder de inspirar. Tiene el poder de unir a las personas de una forma que pocas lo logran. El deporte puede hacer resurgir la esperanza allí donde solo hay desesperación”. (Nelson Mandela)

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

- Herrera, M (2001). Beneficios psicológicos de la práctica de fútbol base. EFdeportes, Revista Digital. Año 16, Nº161, Octubre 2011.

- Honore, C (2008). Bajo presión: cómo educar a nuestros hijos en un mundo hiperexigente. RBA.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

JoomShaper
Llama ahora